CRÓNICA: EL RACING DE FERROL EMPATA (1-1) CON EL BURGOS CF. Y SIGUE EN LA UCI.

En duelo de necesitados, un empate que deja insatisfechos a los dos.

El Racing que ya había empezado a dominar los partidos, lo único que le faltaba era rematar y conseguir los puntos, pero es un equipo al que le cuesta mucho dominar el balón, juega casi siempre en largo y los jugadores del centro del campo una veces no saben que hacer con el balón cuando lo tienen y otras se dedican a dar vueltas sobre sí mismos y dar el balón a la defensa para que estos jueguen el balón en largo, además como se ha podido ver en los dos últimos partidos disputados en La Malata, tanto contra el Izarra como hoy ante el Burgos que en cuanto llega un equipo que le presiona, no tienen ideas para salir de esa presión y acaban perdiendo el balón o jugando atrás para que la defensa saque el balón con “patada a seguir”.


El Burgos ha llegado a Ferrol con la lección bien aprendida ya que su Técnico, “Manix” Mandiola ha estudiado bien al Racing y sabia que con una buena defensa y mucha presión prácticamente anularían al equipo verde y si de paso se les presentaba una ocasión y eran capaces de aprovecharla, pues prácticamente todo hecho y así ha sido; el equipo departamental, en la primera parte ha tenido más dominio pero todo ficticio pues apenas si hizo intervenir a Aurreko y en cambio, cuando apenas se habían jugado 16 minutos, en una falta hecha por un jugador local a Álvaro Antón, ex racinguista, a unos metros de la frontal del área, hizo que tras la ejecución del libre directo precisa y preciosa por parte de Prosi, el balón entrara a la izquierda de Sergio García sin que éste pudiera hacer nada por evitarlo.

Todo a pedir de boca para los burgaleses, buena defensa, ningún tiro entre sus tres palos y gol en el único lanzamiento a puerta; los jugadores locales se dieron cuenta que otra vez las cosas volvían a ponerse difíciles y las embestidas locales en la media hora que quedaba para finalizar la primera parte, fueron hechas como pollos sin cabeza y lo más triste es que no tiraron en ningún momento entre los tres palos de la portería burgalesa con peligro finalizando este tiempo con el 0-1 que reflejaba el electrónico.